Si la muerte nos abandonara, los asesinos se quedarían entre nosotros. Descubre la inquietante historia de Esteban Oporto y adéntrate en el mundo de El remo de Caronte.
A Esteban Oporto no le han ido bien los negocios con el clan de los búlgaros. Nasko, uno de los miembros, le pega un tiro en plena cara. Sin embargo, lo que debería haber sido un disparo mortal se convierte en la confirmación de que no existe más allá: la muerte ha abandonado a la humanidad.

Tras su particular resurrección se reencuentra con la única familia que le queda después de tantos años de mala vida: Ricardo, un amigo de la adolescencia que es como su hermano mayor (del que es aventajado discípulo), y Emilio Keller, un antiguo profesor al que ve como el padre perdido por voluntad propia. Ambos reflejan los dos mundos que convergen en la personalidad de Esteban. El primero representa la cruda realidad, los ambientes insanos de cubata y prostíbulo barato. El segundo, lo que podría haber sido: un futuro ya pasado de  vida universitaria.

Cuando Ricardo vuelve de Cuba tras buscar mujeres para el negocio, trae sin saberlo su particular némesis: Heredia, el boliviano, el cual quiere restituir el honor perdido tras saber que su chica ha sido pervertida. ¿Pero cómo será eso posible en un mundo en que la muerte ya no existe?